¿Zaragoza tuvo un castillo?

Por Adrián Espinosa